En esta lista
Carbón | Energía eléctrica | Gas natural

Fuerte aumento de la capacidad mundial de energía renovable en 2020, pero hace falta más para cumplir los objetivos climáticos

Energía eléctrica

Platts M2MS-Power

Metales | Acero | Steel Raw Materials

Asociación Mundial del Acero: La producción mundial de acero se mantiene estable en octubre

Fuerte aumento de la capacidad mundial de energía renovable en 2020, pero hace falta más para cumplir los objetivos climáticos

Lo más destacado

Caída de alrededor del 4,5% de la demanda mundial de energía en 2020

Descenso del 20% del consumo de carbón de EE. UU.

Transición energética requiere más que energías renovables

  • Autor/a
  • Jared Anderson
  • Editor/a
  • Shashwat Pradhan
  • Materia prima
  • Carbón Energía eléctrica Gas natural

Pese a los efectos relacionados con la pandemia del coronavirus, que tuvo un efecto muy pronunciado sobre la industria energética mundial, la energía renovable siguió creciendo. No obstante, no bastará por sí sola para sustituir al carbón en todo el mundo, según afirmaron expertos el 12 de julio.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

Así lo expresó Spencer Dale, economista jefe de BP, en el 70 aniversario de la BP Statistical Review of World Energy. "[Se han dado] situaciones bastante interesantes en el mercado mundial de la energía durante este periodo, incluida la crisis del canal de Suez en los años 50, las dos crisis del petróleo en los años 70, más recientemente la tragedia de Fukushima... Todos estos sucesos han tenido un efecto muy profundo sobre los sistemas energéticos mundiales, pero palidecen en comparación con lo ocurrido en el último año".

La demanda energética mundial disminuyó en torno a un 4,5% en 2020, cuando las medidas de confinamiento relacionadas con la pandemia afectaron al sector mundial de la energía y se produjo el descenso más pronunciado desde 1944, según afirmó Dale durante un panel de debate a distancia organizado por el Centro de Política Energética Mundial de la Universidad de Columbia, en el que añadió que las emisiones mundiales de dióxido de carbono disminuyeron en torno a un 6%, la caída más pronunciada desde la Segunda Guerra Mundial.

La mayor parte del descenso del 4,5% de la demanda mundial de energía fue el consumo de petróleo, que disminuyó en más de 9 millones de barriles diarios y supuso así tres cuartos del descenso de la demanda total de la energía, según el directivo.

El gas natural demostró ser más resistente, con un descenso de aproximadamente un 2% en 2020, mientras que la caída menos pronunciada fue la del consumo de electricidad, que cayó en torno a un 1% el año pasado, según el informe.

Demanda de energía de Estados Unidos

El descenso de la demanda de energía en Estados Unidos fue más pronunciado que en el resto del mundo, con una caída de la demanda de Estados Unidos de aproximadamente un 7,7% pese a que el producto interior bruto de este país cayó más o menos en la misma medida que el total mundial, según Dale.

El directivo señaló que este descenso refleja en parte la relativa intensidad de petróleo de la economía de Estados Unidos. Además, el descenso de casi el 20% del consumo de carbón de Estados Unidos también "llamó la atención" y se debió en gran medida a que el carbón perdió terreno a manos del gas natural y las renovables en el sector de la electricidad, según Dale.

La demanda de electricidad de Estados Unidos disminuyó en torno a tres veces más que la media mundial, si bien Dale admitió que no sabía a qué se debía esta diferencia respecto a las tendencias mundiales.

A nivel mundial, la energía renovable, con la capacidad instalada de energía eólica y solar en cabeza, fue testigo de un "colosal" aumento de 238 GW, lo que supone más de un 50% del total en cualquier momento de la historia, según Dale. Gran parte de este incremento provino de China.

El crecimiento de la capacidad instalada de energía renovable se tradujo en un aumento de la generación de energía renovable en 2020, que se dio en gran medida en detrimento de la producción de electricidad basada en carbón, según BP.

Dinámicas de la transición energética

"Esta tendencia que está llevando a que el pronunciado crecimiento de la producción mundial de energía renovable reduzca el uso de carbón es justo lo que el mundo tiene que ver mientras sigue la transición hacia las emisiones netas cero de gases de efecto invernadero", aseguró Dale.

Sin embargo, no todos los participantes en el debate se mostraron tan optimistas respecto a la transición hacia un modelo energético más limpio.

Laura Cozzi, jefa de modelado energético de la Agencia Internacional de la Energía, señaló que la contracción de la demanda mundial de energía en 2020 se debió sobre todo a las medidas de confinamiento relacionadas con la pandemia, pero, para el mes de diciembre, la demanda energética ya había vuelto en gran medida hasta los niveles de antes de la crisis junto con las emisiones.

"Las expectativas apuntan a que las emisiones repuntarán de manera muy pronunciada", aseguró Cozzi, lo que, añadió, eliminaría a efectos prácticos la reducción de 2020.

La directivo añadió además que la transición energética se está produciendo a diversas velocidades, con las economías desarrolladas mucho más adelantadas que las emergentes.

"El descenso del 6,2% de las emisiones mundiales que se indica en el informe [...] parece una cifra bastante modesta, visto el fuerte aumento de la actividad económica mundial durante ese periodo", consideró por su parte Meghan O'Sullivan, profesora de asuntos internacionales y directora de geopolítica del proyecto energético de la Kennedy School en la Universidad de Harvard.

La sustitución del carbón por energías renovables en Estados Unidos es algo positivo para reducir las emisiones, "pero el panorama mundial, por supuesto, no da tantos motivos para celebrar y, de hecho, causa preocupación", aseguró O'Sullivan. "Aun cuando las energías renovables están creciendo tan rápido como está ocurriendo en China, este crecimiento no basta para satisfacer el aumento de la demanda de energía y sustituir al carbón", explicó la profesora.

El hecho de que la generación de electricidad a partir de carbón en todo el mundo durante 2020 alcanzó una cantidad similar al nivel de la totalidad de 2015 "ciertamente da a entender que, si las energías renovables crecen tanto como en 2020, no van a bastar para completar del todo la transición energética", consideró O'Sullivan.

Los participantes del debate se mostraron de acuerdo en que nuevas tecnologías, como la captura de carbono, además de la colaboración internacional para reducir la generación de energía eléctrica a partir de carbón y las emisiones, serán necesarias para satisfacer los objetivos climáticos a más largo plazo.