EN ESTA LISTA

Conflicto EE. UU.-Irán: Mercados financieros parecen ignorar otro riesgo geopolítico

El debate gestión activa vs. pasiva

De “difícil de superar” a “casi imposible”

2019: Resumen del mercado

Confusión común

Conflicto EE. UU.-Irán: Mercados financieros parecen ignorar otro riesgo geopolítico

Contributor Image
Fiona Boal

Managing Director, Global Head of Equities

S&P Dow Jones Indices

Hasta ahora, la reacción de los mercados financieros a la escalada de tensiones entre EE. UU. e Irán ha sido tenue, e incluso positiva (ver figura 1). Ha pasado más de una semana desde la muerte del general iraní Qassem Soleimani a manos del gobierno estadounidense y de la respuesta de Irán (ataques de misiles a las bases de EE. UU. en Iraq), y para un observador casual de los mercados financieros sería difícil saber por qué hay tanto alboroto.

Considerando el desempeño del mercado, la confianza de los inversionistas no se ha visto muy afectada por la más reciente crisis geopolítica. ¿Acaso los participantes del mercado, independientemente de la clase de activos, se han insensibilizado ante los riesgos geopolíticos?, ¿o han determinado que la amenaza general para la economía mundial de un mayor deterioro de las relaciones entre Estados Unidos e Irán y, de modo más general, de la estabilidad en Medio Oriente, está relativamente controlada?

pdf-icon PD F Descargar artículo completo

El debate gestión activa vs. pasiva

Contributor Image
María Sánchez

Director, Sustainability Index Product Management, U.S. Equity Indices

S&P Dow Jones Indices

El debate entre gestión activa y pasiva ha estado presente varios años. Los gestores activos toman decisiones de inversión con la intención de superar al benchmark, mientras que los pasivos simplemente replican un índice para obtener exposición a un mercado o segmento de un mercado. Los gestores activos aseguran tener la habilidad suficiente para vencer al mercado consistentemente, pero ¿realmente vencen a sus benchmarks?

SPIVA® , que significa S&P Indices versus Active, reporta el rendimiento de fondos de gestión activa en comparación con los benchmarks de su respectiva categoría, tales como el S&P 500® en EE. UU. y el S&P/BMV IPC aquí en México. Los resultados son impresionantes y consistentes en todo el mundo: los índices tienden a superar a la mayoría de los fondos de gestión activa, principalmente durante horizontes de inversión de mediano y largo plazo.

El SPIVA para América Latina del primer semestre de 2019 mostró que en el período de un año finalizado el 30 de junio de 2019, 64% de los fondos de gestión activa en México tuvieron un desempeño inferior al S&P/BMV IRT, versión de rendimiento total del S&P/BMV IPC. Adicionalmente, el porcentaje de fondos activos con desempeño inferior a su benchmark aumentó en horizontes de mayor plazo: 82%, 90% y 86% de los gestores activos no lograron vencer a sus benchmarks durante los horizontes de tres, cinco y diez años, respectivamente. Es necesario notar que los gestores activos no siempre se rezagan contra sus benchmarks, especialmente en el corto plazo. Un ejemplo claro fue el cierre de 2018, cuando 58% de los fondos activos mexicanos superaron al S&P/BMV IRT. Las cifras sugieren que el rendimiento superior de gestores activos con relación a su benchmark es posible, pero escaso.

Asimismo, es difícil para los gestores mantenerse en la cima de sus categorías, especialmente durante horizontes más largos. El Scorecard de Persistencia para América Latina demuestra que los fondos activos de mejor desempeño tienen pocas posibilidades de repetir su éxito en los años siguientes.

El SPIVA no busca explicar el porqué de este rendimiento inferior, sino servir como registro histórico. Dicho esto, podríamos argumentar que muchos gestores activos no poseen la habilidad, que podrían asegurar tener, para vencer a sus benchmarks consistentemente. Es difícil anticiparse al mercado con éxito continuo y los costos de operación asociados a las operaciones excesivas de los gestores activos no ayudan al desempeño de los fondos. Además, el SPIVA utiliza los rendimientos sin comisiones (netos) de los fondos

pdf-icon PD F Descargar artículo completo

De “difícil de superar” a “casi imposible”

Año tras año, nuestro informe SPIVA® ha demostrado que los benchmarks ponderados por capitalización de mercado son, por decirlo amablemente, difíciles de superar. Sin embargo, en 2019, una variedad de circunstancias hizo que este “difícil de superar” se transformara en “casi imposible” en el caso del S&P 500® .

En general, existen tres formas típicas en las que una cartera activa puede superar a su benchmark: otorgar una ponderación superior o inferior a acciones dentro del índice, enfocarse en factores o sectores, o aventurarse más allá de los componentes del índice para invertir en otros activos, desde efectivo a commodities. Cada una de estas opciones se vio extraordinariamente perjudicada el año pasado.

Con base en el desempeño de una amplia variedad de mercados alternativos, buscar opciones fuera del benchmark no sirvió de mucho. Las acciones de menor tamaño de EE. UU., así como las acciones internacionales, renta fija y commodities no lograron superar las acciones de alta capitalización de EE. UU.

pdf-icon PD F Descargar artículo completo

2019: Resumen del mercado

Contributor Image
Hamish Preston

Head of U.S. Equities

S&P Dow Jones Indices

Con el año 2019 llegando a su fin, los inversionistas pueden usar su tiempo para evaluar su cartera y qué cambios (si alguno) les gustaría realizar con base en las expectativas de rendimiento y perspectivas sobre el mercado. Si bien el futuro es incierto (2020 será la retrospectiva cuando haya que evaluar los rendimientos para el año siguiente), los movimientos del mercado durante 2019 pueden entregarnos un mayor contexto con respecto a dónde nos encontramos y hacia dónde nos podríamos dirigir.

2019 ha sido un año positivo para las acciones de EE. UU.

En contraste con las expectativas más sombrías a principio de año, 2019 ha sido mayormente positivo para las acciones de Estados Unidos. El S&P 500 ha registrado 26 máximos históricos y su rendimiento total en lo que va del año es de 27.4%, seguido por el S&P MidCap 400 (+22.89%) y el S&P SmallCap 600 (+19.90%), que también tuvieron resultados positivos. Desde un punto de vista más amplio, 42 de los 45 índices de sectores y estilos basados en el S&P 500, S&P 400 y S&P 600 han presentado alzas en lo que va de 2019. La excepción fueron las empresas de energía de capitalización media y baja, así como las compañías de servicios de comunicaciones de baja capitalización.

pdf-icon PD F Descargar artículo completo

Confusión común

Contributor Image
Craig Lazzara

Managing Director, Index Investment Strategy

S&P Dow Jones Indices

Si hay algo de lo que los críticos de la inversión pasiva no carecen es de creatividad. Una de sus objeciones al crecimiento de los fondos que siguen el desempeño de índices se deriva del supuesto problema de la “propiedad común”. Argumentan que el hecho de que los fondos pasivos posean acciones en varios de los competidores en la mayoría de las industrias incentiva o facilita conductas colusorias. “El miedo radica en que al tener participaciones en muchas empresas de un sector, los inversionistas las estarían influenciando para actuar de una forma que maximice las ganancias de todos. Eso se opone a presionar a las empresas de manera individual para que compitan con mayor energía con sus rivales y reduzcan su precio mutuamente”.

Muchos de los frentes en el contraataque a la inversión basada en índices son liderados en gran parte por administradores activos. Este frente particular, en contraste, parece ser principalmente el dominio de los académicos y especialmente de los profesores de derecho, algunos de los cuales piensan que la propiedad de gran parte del mundo empresarial estadounidense por parte de fondos pasivos infringe la ley antimonopolio. Probablemente, el ejemplo más citado del supuesto efecto de propiedad común sea unaafirmación por parte de los académicos de que los precios de los boletos de avión en EE. UU. son “entre 10% y 12% más altos debido a la propiedad común”. Curiosamente, nadie asegura que los fondos vinculados a índices fomenten de manera explícita la fijación de precios. Más bien, los administradores de índicessupuestamente no incentivan una competencia agresiva. “No hacer nada, es decir, no presionar a las empresas del portafolio para que compitan agresivamente entre sí” supuestamente produce resultados anticompetitivos porque la dirección de las empresas sabe que sus accionistas también son dueños de sus competidores. Esta “competencia más suave” es simplemente resultado de la naturaleza del registro de accionistas de cada corporación.

No es difícil entender por qué este argumento tiene tan buena aceptación entre los académicos: es ingenioso y refleja un conocimiento básico sobre la estructura de la industria. Los monopolios son más rentables que los mercados competitivos. Sin embargo, para argumentar que los fondos vinculados a índices son la posible causa de un comportamiento monopólico es necesario que creamos en dos premisas adicionales:
1. La suma de las ganancias de las compañías en competencia será mayor si comparten un monopolio que si compiten entre ellas de manera agresiva.
2. Algunos accionistas, incluyendo los que participan fondos pasivos (entre otros), poseen participaciones en más de un competidor y, por ende, estarían contentos con su participación proporcional en un monopolio.

El problema es que la primera premisa no depende de la segunda. Tener participación en un monopolio puede ser más rentable que competir de manera activa, tanto para accionistas como para empresas, incluso si no existe superposición en la propiedad. Si existen problemas de competitividad en algunas industrias los fondos que siguen el desempeño de índices no pueden ser sindicados como culpables de ello.

pdf-icon PD F Descargar artículo completo

Procesando ...