En esta lista
Gas natural | Petróleo

La brasileña Enauta reactiva un pozo de producción en el yacimiento marítimo Atlanta

Gas natural | Petróleo

Platts Scenario Planning Service

La brasileña Enauta reactiva un pozo de producción en el yacimiento marítimo Atlanta

Lo más destacado

Pozo producirá en torno a 10.400 barriles diarios

Segundo pozo estará operativo este trimestre

Operaciones se suspendieron para sustituir calderas de petróleo

Río de Janeiro — El productor brasileño independiente de petróleo y gas natural Enauta ha reactivado un solo pozo de producción en el yacimiento marítimo Atlanta, del que, tal y como tenía previsto, ha extraído unos 10.400 barriles diarios, según declaró la empresa el 22 de febrero.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

El pozo 7-ATL-4HB-RJS se ha reactivado tras la sustitución de tuberías de una de las calderas de petróleo del pozo, según informa Enauta. Este es el mismo pozo que no logró los resultados esperados en enero, cuando Enauta intentó por primera vez reactivar la producción en el yacimiento tras una parada de casi tres meses.

La reactivación de la producción representa uno de los primeros cambios positivos en Atlanta desde que Enauta asumió el control del 100% del yacimiento en diciembre después de que la antigua empresa socia Barra Energía renunciara a su participación minoritaria del 50%. El desarrollo de Atlanta ha sufrido problemas técnicos y retrasos que han reducido el valor del crudo del yacimiento, muy apreciado por su bajo contenido de azufre, que lo hace ideal para procesar y producir así combustible para buques con bajo contenido de azufre y ULSD.

La popularidad del grado ha permitido a Enauta vender con frecuencia cargamentos a un precio entre superior y ligeramente inferior al Brent.

Esta última serie de problemas técnicos comenzó a mediados de 2020, cuando se dieron problemas con el procesamiento de aguas en la unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga de petróleo Petrojarl I, situación que afectó a la producción en agosto y septiembre. La producción de crudo se vio limitada por la capacidad de procesamiento de aguas de esta unidad, de aproximadamente 6.000 barriles diarios, según Enauta. A continuación, Enauta suspendió la producción en Atlanta a modo de medida preventiva en el mes de noviembre, cuando se observó corrosión en el equipamiento submarino durante los trabajos de inspección de calderas de petróleo averiadas.

Las calderas son necesarias para que el crudo de Atlanta, tan viscoso que no se vierte de una taza inclinada 45 grados, pueda fluir desde el lecho marino hasta la unidad de producción flotante en la superficie.

La producción se reanudó brevemente el 26 de enero tras la finalización de los trabajos de reparación iniciales, pero se suspendió rápidamente después de que el equipamiento no lograra funcionar como se esperaba, según Enauta. A continuación, Teekay Offshore, que opera la unidad Petrojarl I, recibió orden de sustituir la totalidad del equipamiento averiado.

Enauta prevé que Atlanta producirá una media de aproximadamente 14.000 barriles diarios en 2020, con una variación de más o menos un 10%, pese al periodo de suspensión de la producción, según indica la empresa en un pronóstico de producción publicado el 7 de enero.

Enauta explica que el calendario de las reparaciones restantes, que incluye la sustitución de dos calderas de petróleo en los dos pozos de producción que quedan en el yacimiento, se mantiene sin modificaciones. Está previsto que el pozo 7-ATL-3H-RJS reanude la producción en el primer trimestre, con una producción inicial de 10.000 barriles diarios. El pozo 7-ATL-2HP-RJS reanudará la producción para mediados de 2021, según Enauta.

Además, Enauta aún no ha publicado cómo afectarán los últimos problemas en el yacimiento a los planes de futuro de la empresa en él, sobre todo después de asumir el 100% del control del yacimiento a finales de 2020. La empresa lleva años preparando el sistema de producción definitivo, pero el proceso ha sufrido las consecuencias de la volatilidad de los precios del petróleo, la pandemia del coronavirus y la salida del proyecto de Barra Energía.

El sistema de producción definitivo añadirá nueve pozos nuevos de producción e inyección, así como una nueva unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga que producirá en torno a 50.000-60.000 barriles diarios. La nueva unidad también tendrá más capacidad de procesamiento de aguas que la unidad Petrojarl I, según Enauta.