En esta lista
Petróleo

El G20 aprueba los recortes históricos de la producción de petróleo de la OPEP+, pero la tensión entre Arabia Saudí y México pone el acuerdo en peligro

Energía eléctrica

Platts M2MS-Power

El G20 aprueba los recortes históricos de la producción de petróleo de la OPEP+, pero la tensión entre Arabia Saudí y México pone el acuerdo en peligro

Lo más destacado

La rusa NOVAK afirma que los recortes de la OPEP+ y el G20 alcanzarán los 15 millones de barriles diarios

Sin embargo, México busca una cuota más alta, y Arabia Saudí amenaza con renunciar al acuerdo

La contribución de EE. UU. se limita a aumentar la reserva estratégica de petróleo y a forzar los cierres por la situación financiera

Londres — Las mayores economías del mundo dieron a última hora del pasado viernes su visto bueno al mayor recorte coordinado de la producción de crudo de toda la historia para frenar el hundimiento del mercado mundial del petróleo causado por la pandemia del coronavirus.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

Las negociaciones se prolongaron durante nueve horas en una cumbre de emergencia y unas pocas más horas para debatir la cuota de México, un asunto aún por resolver. Sin embargo, los ministros de energía del G20 no proporcionaron muchos detalles sobre quién se había comprometido a recortes concretos de la producción, y el comunicado emitido tras el encuentro no mencionó ninguna medida específica.

"Nos comprometemos a tomar todas las medidas necesarias e inmediatas para garantizar la estabilidad del mercado energético", indicaron en una declaración conjunta los ministros del G20. "Reconocemos el compromiso de algunos productores con la estabilización de los mercados de la energía".

La alianza de la OPEP+, con Arabia Saudí y Rusia a la cabeza, convino de forma provisional a última hora del jueves reducir la producción en un total de 10 millones de barriles diarios, pero el conflicto con México amenaza con hacer fracasar el pacto.

La alianza estaba buscando contribuciones de Estados Unidos, Canadá y otros países productores de petróleo del G20 para añadirlas al acuerdo. El ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, declaró después de la reunión que los miembros del G20 no pertenecientes a la OPEP+ incrementarían el recorte total de la producción un 50% hasta los 15 millones de barriles diarios, si bien no reveló cómo.

"Creemos que, además de los 10 millones de barriles diarios que la OPEP+ recortará, los países no incluidos en la OPEP+ recortarán otros 5 millones de barriles diarios, por lo que en total, el recorte en mayo y junio podría alcanzar los 15 millones de barriles diarios", explicó Novak en una entrevista emitida en el canal de televisión Russia 24.

Por su parte, el ministro de Recursos Naturales de Canadá, Seamus O'Regan, indicó en una rueda de prensa: "No realizamos declaraciones sobre cifras". Además, tampoco mencionó qué medidas se ha mostrado dispuesto a tomar su país.

La posible participación de Estados Unidos se limitaría a sus cierres obligatorios por motivos económicos y un compromiso vago de utilizar su reserva estratégica de petróleo para almacenar barriles que, en caso contrario, agravarían el excedente de petróleo.

"Utilizaremos la reserva estratégica de petróleo para almacenar tanto petróleo como sea posible", manifestó el secretario de Energía de Estados Unidos, Dan Brouillette, en la cumbre del G20. "Esta decisión ayudará a reducir el excedente de petróleo disponible en el mercado en un momento en el que las reservas comerciales se están llenando y el mercado sufre un exceso de oferta".

Tensión entre Arabia Saudí y México

En la parte del acuerdo que concierne a la OPEP+, la alianza de 23 países, formado por la OPEP, Rusia y otros nueve aliados, recortaría la producción en 10 millones de barriles diarios para los meses de mayo y junio. Los recortes se rebajarían hasta los 8 millones de barriles diarios para el resto de 2020 y, a continuación, hasta los 6 millones de barriles diarios para todo 2021 y enero-abril de 2022.

Arabia Saudí y Rusia mantendrían su producción en un máximo de 8,5 millones de barriles diarios, lo que supone una rebaja de aproximadamente 3,5 millones de barriles diarios para Arabia Saudí y 2 millones de barriles diarios para Rusia respecto a los niveles actuales.

Sin embargo, México se opone al recorte de 400.000 barriles diarios que se le ha prescrito y ha presentado una contraoferta de 100.000 barriles diarios.

El acuerdo aparente que había negociado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, según el cual se mostraba dispuesto a "ayudar" a México asumiendo una parte del recorte del país latinoamericano, al parecer no contó con el beneplácito de Arabia Saudí y otros países. El motivo es que Estados Unidos no tiene previsto aplicar recortes, sino presentar cierres obligatorios por motivos económicos a modo de contribución.

Varias fuentes han indicado que Arabia Saudí, que había insistido en una participación unánime de todos los miembros de la OPEP+ en los recortes, ha amenazado con renunciar al acuerdo y reiniciar la intensa guerra de precios del petróleo si México no cumple lo requerido.

Según las fuentes consultadas, las negociaciones continuarán el sábado. También está previsto que el gigante estatal saudí Aramco publique sus precios de venta oficiales para las exportaciones de crudo de mayo el sábado, según fuentes del mercado, y el resultado de las negociaciones determinará si la empresa vuelve a aplicar agresivos recortes a sus precios, como ya hiciera el mes pasado para demostrar su poder sobre el mercado.

Estrecho seguimiento del mercado

Sea cual sea el acuerdo definitivo, muchos analistas explican que no bastará para estabilizar los precios a corto plazo porque el coronavirus está teniendo un efecto devastador sobre la demanda de petróleo.

Los futuros del crudo sufrieron una fuerte caída del jueves tras el anuncio del acurdo provisional de la OPEP+. En cuanto al viernes, los mercados estuvieron cerrados por ser Semana Santa.

"Todo lo que están haciendo aún no basta para compensar una caída de 20-25 millones de barriles diarios de la demanda", explicó Jason Bordoff, director del Centro de Política Energética Mundial de la Universidad de Colombia, en un seminario web sobre Política Internacional.

Sin embargo, Helima Croft, directora global para investigación de materias primas en RBC Capital, indicó en el mismo seminario que los recortes son "un primer paso necesario" que ayudará a ralentizar la acumulación de existencias, lo que actuaría como ancla para cualquier posible recuperación de los precios.

Además, añadió que la adopción de una estrategia de compra más agresiva por parte de India y China para aprovecharse de los bajos precios actuales y llenar sus reservas estratégicas podría resultar de ayuda.

"Esos dos son los países en los que hay que fijarse para saber qué va a pasar con la recuperación de la demanda", recomendó.

Por su parte, Novak señaló que los ministros de la OPEP+ van a seguir monitorizando el mercado y ajustarán el acuerdo en la medida de lo necesario. A petición suya, el G20, con Arabia Saudí a la cabeza, estableció un grupo de discusión para coordinar las medidas destinadas a garantizar la estabilidad energética.

"La situación en el mercado del petróleo, sin lugar a duda, va a cambiar. De ser necesario, la OPEP+ tomará medidas adicionales o reanudará la producción", afirmó.