Regístrese hoy mismo

y en menos de un minuto podrá acceder a:Titulares de última horaAnálisis y reportajesVídeos, podcasts y blogs sobre materias primasMuestras de precios e información de mercadoInformes especialesAvisos a los suscriptores y alertas diarias por correo electrónico

¿Ya tiene una cuenta?

Inicie sesión para registrarse

¿Olvidó su contraseña?

En esta lista
Carbón | Energía eléctrica | Gas natural | Petroquímicos

Diversos países de Asia planean estrategias de reducción de costos para promover el uso de combustible de hidrógeno

Energía eléctrica

Platts M2MS-Power

Electricidad | Energía eléctrica | Renovables | Energy Transition

EE. UU. invertirá un total de 55.000 millones en energía limpia en 2020

Electricidad | Energía eléctrica | Renovables | Energy Transition

EE. UU. invertirá un total de 55.000 millones en energía limpia en 2020

Diversos países de Asia planean estrategias de reducción de costos para promover el uso de combustible de hidrógeno

Lo más destacado

Australia podría convertirse en el tercer exportador de hidrógeno más importante para 2030

Japón prevé importar 300.000 t/año de hidrógeno para 2030

Las importaciones de amoníaco hacen incursiones en Asia para la generación de energía

Singapur — A medida que la transición energética gana impulso en Asia, especialmente en el campo del hidrógeno, los responsables políticos y los profesionales de la industria se han concentrado en encontrar métodos de producción de bajo costo para reducir la huella de carbono y crear un mecanismo transparente de descubrimiento de precios, indicaron los principales participantes de la conferencia virtual Singapore International Energy Week, LNG and Hydrogen Gas Asia, el 28 de octubre.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

Los países de la región Asia-Pacífico, en particular Australia y Japón, han puesto en marcha proyectos e ideado políticas para incluir el hidrógeno como parte de su sistema energético con costes más bajos.

Australia ha desarrollado una estrategia nacional para el uso de hidrógeno con el objetivo de convertirse en un actor mundial importante para 2030, un elemento clave de la cual es crear grupos de demanda a gran escala y utilizar hidrógeno en el transporte, la industria y las redes de distribución de gas.

"La industria del hidrógeno emergente requiere una licencia económica a medida que la industria necesita crecer, una licencia social para construir relaciones de confianza con los clientes y la comunidad, y una licencia regulatoria para establecer entornos regulatorios estables, significativos y eficientes", expresó la directora ejecutiva del Consejo del Hidrógeno Australianol, Fiona Simon.

Australia apunta a convertirse en uno de los tres principales exportadores mundiales de hidrógeno para 2030 tras haber propuesto en su agenda tecnológica de bajas emisiones el objetivo de producir hidrógeno por debajo de 2 AUD/kg (1,43 USD/t).

Las características clave del hidrógeno incluyen su capacidad para almacenarse durante largos periodos, transportarse y exportarse a largas distancias sin perder valor energético, y su versatilidad al ser convertible para diferentes usos en energía, transporte y procesos industriales, señaló Simon.

POLÍTICAS DE REDUCCIÓN DE COSTOS

En Japón, el costo de la generación de energía renovable nacional sigue siendo alto, y las importaciones de hidrógeno tienen el potencial de contribuir con una parte significativa del suministro de hidrógeno del país.

Con un volumen de importación de hidrógeno previsto de 300.000t/año para 2030, Japón se ha asociado con transportistas de Australia y Brunéi en importantes proyectos relacionados con el transporte de hidrógeno líquido, según Kan Sichao, investigador principal del Instituto de Economía Energética de Japón.

"El siguiente paso clave para Japón es reducir el costo del suministro de hidrógeno sin dióxido de carbono. Japón necesita reducir el costo de generación de energía renovable nacional, así como el costo de envío del hidrógeno desde otros países ", explicó Kan.

La japonesa Kawasaki presentó en diciembre de 2019 el primer barco que transporta hidrógeno líquido del mundo, y varias otras empresas japonesas también están haciendo inversiones considerables en la futura economía del hidrógeno.

El suministro de hidrógeno de Japón proviene de hidrógeno verde y azul libre de dióxido de carbono, que puede obtenerse de energía renovable nacional o de importaciones marítimas.

Algunas de las posibles rutas de hidrógeno verde incluyen la energía renovable nacional de Japón, la energía solar de Chile, la energía hidroeléctrica de Canadá y Rusia, y la energía solar fotovoltaica o eólica de Australia y Oriente Próximo, señaló Kan.

Algunas de las posibles rutas del hidrógeno azul incluyen la captura y almacenamiento de carbón y carbono desde Australia.

La evaluación de S&P Global Platts del costo de producción de hidrógeno en Japón del 26 de octubre, excluido el gasto de capital, se situó en 143,29 JPY/kg (1,37 USD/kg), en el caso de la producción de hidrógeno por tecnología de reformado de metano por vapor (SMR) sin captura y retención de carbono, en 252,84 JPY/kg (2,42 USD/kg), en el caso de la electrólisis alcalina, y en 283,36 JPY/kg (2,72 USD/kg), en el de la electrólisis PEM.

IMPORTACIONES DE AMONÍACO

Japón anunció el 27 de octubre la creación de un consejo de investigación en la utilización de amoníaco combustible para considerar formas de desarrollar su cadena de suministro, ya que considera que el amoníaco es uno de los combustibles que podrían quemarse junto con el carbón, con una demanda potencial equivalente al volumen de comercio mundial actual de 20 millones de toneladas anuales, como ya informó Platts.

Arabia Saudita ha enviado un primer cargamento de amoníaco azul a Japón para quemarlo posiblemente junto con carbón y gas natural para la generación de energía sin carbono, allanando el camino para un mayor uso de hidrógeno en el sistema energético.

El amoníaco producido a partir de hidrógeno sin dióxido de carbono también está ganando impulso. Mediante esta vía, el gas se envía a Japón para la generación de energía, para el uso en calderas industriales y como combustible para barcos.