Regístrese hoy mismo

y en menos de un minuto podrá acceder a:Titulares de última horaAnálisis y reportajesVídeos, podcasts y blogs sobre materias primasMuestras de precios e información de mercadoInformes especialesAvisos a los suscriptores y alertas diarias por correo electrónico

¿Ya tiene una cuenta?

Inicie sesión para registrarse

¿Olvidó su contraseña?

En esta lista
Carbón | Energía eléctrica | Gas natural | Petróleo

La promesa de China respecto a la neutralidad de carbono señala un punto de inflexión para los mercados de los combustibles fósiles

Energía eléctrica

Platts M2MS-Power

Electricidad | Energía eléctrica | Renovables | Energy Transition

EE. UU. invertirá un total de 55.000 millones en energía limpia en 2020

Electricidad | Energía eléctrica | Renovables | Energy Transition

EE. UU. invertirá un total de 55.000 millones en energía limpia en 2020

La promesa de China respecto a la neutralidad de carbono señala un punto de inflexión para los mercados de los combustibles fósiles

Lo más destacado

El país se propone alcanzar un máximo de emisiones de CO2 en 2030 y la neutralidad en 2060

Los primeros objetivos de carbono, previstos para las ciudades y las regiones costeras más pobladas

El 14 plan quinquenal de China, clave para su política energética futura

Singapur — La sorprendente postura de China respecto al cambio climático en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 22 de septiembre podría señalar un punto de inflexión para las industrias del carbón y el petróleo y centra claramente el próximo plan quinquenal del país, que comenzará en 2021, en anuncios de política de importancia que afectarán a los mercados energéticos.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

"Nuestro objetivo es alcanzar el máximo de emisiones de CO2 antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono antes de 2060", ha informado el presidente del país, Xi Jinping, en un discurso pronunciado en las Naciones Unidas.

Aunque el discurso no ha incluido detalles, se trata del primer anuncio formal de China sobre un plan de larga duración centrado en reducir las emisiones de carbono después de que varios países desarrollados ya han definido estrategias para alcanzar las cero emisiones netas en 2050.

China es uno de los mayores mercados energéticos, por lo que un cambio de entidad en su política energética tendrá consecuencias no solo para combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón, sino también para las renovables, iniciativas de transición energética como el hidrógeno y los vehículos eléctricos, y los mercados del carbono.

En el caso del petróleo y el gas natural, este cambio podría significar que los gigantes nacionales del petróleo de China recibirán órdenes gubernamentales de reconducir sus recursos hacia la descarbonización, lo que cambiaría el panorama de los mercados del petróleo de manera permanente y serviría de complemento al cambio, que encabezan principalmente las grandes petroleras.

Está previsto que China fije en un primer momento los objetivos de máximos de emisiones de carbono para las ciudades y las regiones costeras más pobladas e industrializadas en el próximo plan quinquenal, el número 14, lo que sería el próximo paso lógico tras fijar objetivos para todo el país, según afirma un experto climático de Pekín bajo condición de anonimato.

Otro experto del sector energético con sede en Pekín pronostica que el hidrógeno desempeñará un papel importante para que China cumpla su objetivo climático de 2060 y añade que es casi seguro que el 14 plan quinquenal contendrá una hoja de ruta más detallada sobre el desarrollo de las energías renovables.

Varios expertos de la industria también han afirmado que China va a impulsar el desarrollo de su mercado del carbono para ayudar a cumplir los objetivos utilizando mecanismos centrados en el mercado.

"El Acuerdo de París sobre el cambio climático marca el rumbo que debe seguir el mundo para realizar la transición hacia un desarrollo ecológico y con bajas emisiones de carbono. Define los objetivos mínimos que deben cumplirse para proteger la Tierra, el hogar que compartimos, y todos los países deben tomar pasos decisivos para cumplir este Acuerdo", ha indicado Xi. "China va a revisar al alza sus Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional mediante la adopción de políticas y medidas más vigorosas".

ATENCIÓN AL PLAN ECONÓMICO

"Sin lugar a dudas, se trata de un anuncio inesperado y ambicioso, y vamos a esperar a que se publiquen los planes para lograr este objetivo", opina Philip Andrews-Speed, asociado principal de investigación en el Energy Studies Institute, de la Universidad Nacional de Singapur.

"Sin embargo, si nos centramos en los componentes del plan de recuperación económica, no veo que sea muy ecológico ni esté muy centrado en las bajas emisiones de carbono. Incluso gran parte de la estrategia de 'nueva infraestructura' se incluye en dos grupos: o no es nueva, o no está muy centrada en reducir emisiones de carbono", aclara.

Andrews-Speed considera aún más importante el hecho de que los últimos cambios vistos en el sector energético no suponen una buena noticia para las tendencias del mercado a más largo plazo. Especialmente preocupante resulta la constante expansión de la capacidad de generación de electricidad basada en carbón y la búsqueda de una mayor autosuficiencia energética (que incluye medidas de apoyo a la licuefacción de carbón).

"El único modo de evitarlo que alcanzo a imaginar es la captura y el almacenaje o consumo de carbono. Cabe asumir que los próximos 40 años traerán la comercialización de tecnología específica de captura y almacenaje/consumo de carbono. El reto es escalarla para que pueda gestionar la enorme envergadura de las industrias chinas que emiten carbono", advierte.

Por su parte, Gavin Thompson, vicepresidente para Asia-Pacífico de Wood Mackenzie, también menciona que quedan grandes dudas por resolver, como por ejemplo qué entiende China por "neutralidad de carbono" y la falta de una hoja de ruta.

"Sin embargo, el cercano 14 plan quinquenal de China podría ser el documento más importante de la historia de los mercados mundiales de la energía", puntualiza. El Gobierno redactará el borrador del 14 plan quinquenal en octubre, durante la quinta sesión plenaria del 19 Comité Central del Partido Comunista de China. El borrador se aprobará en marzo de 2021 durante la cuarta sesión del 13 Congreso Nacional del Pueblo.

"El efecto sobre los mercados mundiales de la energía y las materias primas y el comercio mundial por vía marítimo es significativo en nuestro Escenario de Transición Energética Acelerada. Las estrategias de los principales exportadores de materias primas también se han reiniciado para ajustarlas a las ambiciones de China", explica Prakash Sharma, direсtor de mercados y transiciones para Asia Pacífico en Wood Mackenzie.

MATRIZ ENERGÉTICA

Los compromisos de China relacionados con las emisiones de CO2 tienen más importancia que los de cualquier otro país, visto que el gigante asiático representa más de un 25% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según recuerda Neil Beveridge, analista sénior de Bernstein Research, en una nota publicada el 21 de septiembre.

Según Beveridge, "para que China alcance la neutralidad de carbono, tendría que producirse un cambio sin precedentes en la matriz energética", dado que los combustibles fósiles representan hoy por hoy el 85% de la matriz energética del país, lo que supone un 10% más que la UE, pero el mismo porcentaje que Estados Unidos. Para alcanzar las cero emisiones netas de carbono, China tendría que reducir este porcentaje hasta el 25%.

"La mezcla de petróleo y carbón disminuiría hasta un 10%, y la de gas natural aumentaría hasta el 14%", explica Beveridge, que añade que la proporción de combustibles fósiles ha disminuido del 95% al 85% durante los últimos 20 años. Sin embargo, la demanda absoluta ha seguido aumentando gracias al crecimiento de la demanda de energía primaria.

Beveridge explica que la cuota de la energía renovable tendrá que aumentar del 15% de la matriz energética al 75%. La solar (1%) y la eólica (3%) se convertirán en los principales componentes, con un 22% y un 17%, respectivamente, mientras que el hidrógeno podría crecer de un porcentaje de prácticamente cero hasta el 11% para 2050.