En esta lista
Energy Transition | Gas natural | Petróleo

ExxonMobil y Chevron confirman proyectos de captura de carbono a gran escala

Energy Transition

Global Integrated Energy Model

ExxonMobil y Chevron confirman proyectos de captura de carbono a gran escala

Lo más destacado

ExxonMobil da nuevos datos sobre el proyecto de captura de Houston

Chevron da nuevos detalles sobre un proyecto de bioenergía de California

ExxonMobil incrementa la producción en la cuenca Pérmica

Houston — ExxonMobil y Chevron confirmaron el 30 de abril que están comprometidas a construir proyectos de gran escala para abordar el cambio climático, los primeros de los cuales estarán centrados en la captura de carbono.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

Las empresas siguen contándose entre los mayores productores mundiales de petróleo y gas, pero la transición energética prevista ha cobrado importancia y atraído más atención en el último año, más o menos, lo que se ha reflejado en distintas conferencias telefónicas de ingresos del primer trimestre.

A principios de este año, ExxonMobil lanzó su división de Soluciones Bajas en Carbono para comercializar tecnologías contra el cambio climático y acelerar las reducciones de las emisiones. Inicialmente, se concentrará en la captura y almacenamiento de carbono (CCS, por sus siglas en inglés), y está evaluando y, en algunos casos, ha empezado a llevar a cabo planes para más de 20 proyectos de este tipo en todo el mundo, según ha señalado el consejero delegado de la empresa, Darren Woods.

Aumentan los ingresos de petroquímicos de ExxonMobil en el primer trimestre

El primer proyecto de la gran petrolera es un centro ubicado en Texas para capturar y almacenar emisiones de CO2 de industrias pesadas ubicadas en torno al Canal de Navegación de Houston. Dicho proyecto requeriría una inversión de 100.000 millones de dólares y tiene como objetivo capturar 50 millones de toneladas anuales de CO2 para 2030 y el doble para 2040. ExxonMobil reveló el proyecto el 19 de abril.

"Houston es una ubicación ideal para un proyecto de gran envergadura", ha informado el consejero delegado de ExxonMobil, Darren Woods. "Las plantas ubicadas en torno al Canal de Navegación, muy industrializado, representan uno de los sectores más difíciles de descarbonizar. Además, están ubicadas relativamente cerca entre sí, lo que da escala al proyecto y reduce los costes por unidad".

El hecho de que Houston está ubicada cerca del golfo de México también proporciona acceso directo a ubicaciones de almacenamiento adecuadas, según el directivo, que señala que, según estimaciones del Departamento de Energía de Estados Unidos, la geología bajo el lecho marino está en condiciones de almacenar de manera segura todo el CO2 que Estados Unidos produzca durante los próximos 100 años.

Necesita apoyo público y privado

Woods advierte no obstante de que el concepto necesita el apoyo de entidades tanto públicas como privadas.

"Creemos que una zona de innovación de captura de carbono, similar a una zona empresarial con incentivos y políticas diseñadas para estimular el crecimiento económico, es un modo inteligente de avanzar en esta área", explica Woods. "Ayudaríamos a reunir los incentivos gubernamentales y la inversión en el sector privado, además de nuevas políticas y regulaciones que estimulen la innovación".

Chevron, que a finales de abril anunció un memorando de entendimiento para llevar a cabo un proyecto conjunto con Toyota para desarrollar de manera conjunta proyectos de hidrógeno a gran escala viables comercialmente, se encuentra también, en palabras del director financiero de la empresa Pierre Breber, en las "fases iniciales" de un proyecto de CCS/bioenergía en Mendota (California).

Ese proyecto, una colaboración con el proveedor de servicios de campos petrolíferos Schlumberger y Microsoft, convertiría biomasa obtenida de residuos agrícolas como almendros tras un número concreto de estaciones productivas en un gas que genere electricidad y secuestre emisiones por un volumen de 300.000 toneladas de CO2 al año.

El proyecto ya está en la fase de proyectos de ingeniería inicial y diseño, según Breber, que añade: "Estamos analizando otro piloto de captura de carbono [...] en Bakersfield [California]".

"La inversión en el proyecto propiciará el crecimiento de [nuestro] negocio de captura de carbono e hidrógeno", explica. "Hablamos de proyectos que están en fase inicial y requieren muchas colaboraciones, pero vamos a tomar parte en ellos".

Proyectos económicos inestables

Sin embargo, pese a cierto éxito, la tecnología puede ser "muy cara" y los costes "siguen siendo uno de los principales obstáculos", según un Informe Especial sobre Electricidad en Norteamérica que S&P Global Platts Analytics publicó el 22 de abril.

Cabe la posibilidad de que adaptar una central eléctrica de turbina de gas de ciclo combinado ya existente para que empiece a utilizar tecnología de CCS le permita competir con la tecnología de reactores nucleares modulares pequeños o la energía eólica marítima, en términos económicos. Aun así, "aún tiene un largo camino por recorrer" hasta que pueda competir con la energía solar para servicio público y la eólica en tierra firme, según el informe.

"Los precios oscilan desde los 800.000 dólares por megavatio por una central de gas de ciclo combinado hasta los 1,8 millones de dólares por megavatio de una central térmica de carbón, siempre que partamos de una tasa de captura del 90%", indica. "Por tanto, el coste puede mostrar variaciones importantes, en función del tamaño de la planta y la tecnología que se use".

En el primer trimestre, la producción total de ExxonMobil en todo el mundo ascendió a 3,79 millones de bepd, es decir, un 6% menos que en el mismo periodo del año pasado. Este volumen incluye una producción de líquidos de 2,258 millones de barriles diarios, un 9% menos que en el mismo periodo de 2020.

En total, ExxonMobil produjo 665.000 barriles diarios de líquidos en Estados Unidos, un 5% menos que en el mismo periodo del año pasado.

Además, la producción total de Chevron en todo el mundo durante el primer trimestre ascendió a 3,12 millones de bepd, un 4% más que un año antes. Este volumen incluye 1,075 millones de bepd de Estados Unidos, un 1% más, y 2,046 millones de bepd de operaciones internacionales, un 6% menos.

La producción de líquidos de Chevron alcanzó un total de 1,85 millones de bepd, es decir, un 7% menos que en el mismo periodo del año pasado. Este volumen incluye 802.000 barriles diarios de Estados Unidos, volumen igual al del mismo trimestre del año pasado.

Woods, de ExxonMobil, también ha declarado que, debido a las eficiencias operativas de la empresa en la cuenca Pérmica, que están reduciendo los costes de perforación y finalización de pozos al tiempo que mejoran las tasas de recuperación, la empresa ha incrementado su estimación de producción para 2021 en la cuenca del oeste de Texas/Nuevo México hasta los 410.000-430.000 bepd desde los 400.000 bepd anteriores.

El directivo señala además que, en 2020, la inversión en activos fijos en la cuenca Pérmica se redujo en torno a un 35%, pero la empresa ha mantenido suficiente inversión para contribuir a los esfuerzos tecnológicos y obtener más información sobre la cuenca. El resultado es un incremento de 100.000 bepd en 2020 en comparación con el año anterior y un aumento de 60.000 bepd en el primer trimestre de 2021 frente al primer trimestre de 2020.

Chevron obtuvo unos ingresos netos de 1.377 millones de dólares (72 centavos/acción) en el primer trimestre, menos que los 3.600 millones de dólares (1,93 USD/acción) del mismo periodo de 2020. Aunque el aumento de los precios del petróleo contribuyó a los ingresos, los resultados disminuyeron en parte debido al margen actual de procesamiento y los efectos de volumen consecuencia de la pandemia, así como el impacto de las heladas caídas en febrero en Estados Unidos, según indica en un comunicado el consejero delegado de Chevron, Mike Wirth.