En esta lista
Energía | Energy Transition

Una ley de infraestructura fuerte, necesaria para avanzar en los objetivos climáticos de EE. UU.

Energy Transition

Global Integrated Energy Model

Energy Transition | Gas natural | Gas natural (norteamericano) | Petróleo | Crudo

ExxonMobil y Chevron confirman proyectos de captura de carbono a gran escala

Energy Transition | Gas natural | Gas natural (norteamericano) | Petróleo | Crudo

ExxonMobil y Chevron confirman proyectos de captura de carbono a gran escala

Una ley de infraestructura fuerte, necesaria para avanzar en los objetivos climáticos de EE. UU.

Lo más destacado

Muchas grandes empresas apoyan el plan

Políticas sólidas necesarias para cumplir objetivos empresariales

Tras la cumbre climática de Estados Unidos, los legisladores federales del país se verán presionados a diseñar una ley de infraestructura de gran calado que ayude a las empresas a lograr sus objetivos de reducción de emisiones al tiempo que estimulan la investigación y el desarrollo, según señalaron varios expertos el 26 de abril.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

El resultado más significativo de la cumbre climática celebrada los días 22 y 23 de abril en la Casa Blanca, fue la postura optimista respecto al modo en que las soluciones destinadas a mitigar el cambio climático favorecerían la creación de empleo, el crecimiento de la economía nacional y el medio ambiente, según señaló Jonathan Pershing, asesor sénior del enviado especial para el clima del presidente en el Departamento de Estado de Estados Unidos, durante un seminario web que ha celebrado la Sociedad de Periodistas sobre Medio Ambiente.

"No nos hemos centrado en el hecho de que hay una crisis, sino en cómo superarla", señala Pershing.

Durante la Administración de Obama se realizaron significativas inversiones en I+D que han llevado a reducciones de los costes de la energía renovable y tecnologías de almacenaje en baterías. "Estoy seguro de que ahora va a ocurrir lo mismo", considera el alto cargo, que añade que es "digno de mención" cómo las empresas y las instituciones financieras presentes en la reunión afirmaron que las políticas que se han establecido serán clave para cumplir los objetivos de reducción de emisiones durante la próxima década.

Durante la cumbre, a la que asistieron 40 jefes de estado, el presidente Biden afirmó que Estados Unidos se centrará en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50-52% para 2030 en comparación con los niveles de 2005, tal y como estipulan las contribuciones determinadas a nivel nacional del Acuerdo de París.

A la pregunta sobre cómo estas medidas afectarán al mundo empresarial de Estados Unidos, Anne Kelly, vicepresidenta de relaciones gubernamentales en la organización sobre sostenibilidad sin ánimo de lucro Ceres, ha indicado que, "para una empresa, manifestar apoyo a las contribuciones determinadas a nivel nacional es un asunto serio".

"A mí me ha sorprendido el número de empresas, en concreto empresas particulares como Walmart, Target, GM y Ford, que se han mostrado dispuestas a apoyar a la Administración de Biden", manifiesta Kelly. El siguiente paso es "convencer al Capitolio". La directivo tiene intención de "llevar a muchas de estas empresas a Capitol Hill" en el mes de mayo para presionar para que salga adelante una ley de infraestructura.

"Muchas empresas que dicen que, si no se fijan reglas adecuadas", estos objetivos empresariales no van a satisfacerse, según Kelly, y añade que las empresas están listas para ofrecer su apoyo a planes de infraestructura, al sector de la energía limpia, a los estándares de metano y a los estándares de economía de combustible.

La directivo indica además que Apple, Salesforce y HP han mostrado recientemente su apoyo a la publicación obligatoria de riesgos climáticos.

Comunidades con mayor riesgo

La justicia medioambiental es una parte importante de las medidas contra el cambio climático, que no pueden dar de lado a comunidades que están en primera línea en lo que respecta a efectos del cambio climático como el aumento del nivel del mar, declara Elizabeth Yeampierre, directora ejecutiva de la organización comunitaria UPROSE, con sede en Nueva York.

"No quiero que me dejen en la parte de atrás del autobús del cambio climático", defiende.

Pershing se muestra de acuerdo al afirmar que el plan climático de Biden no puede tener éxito sin el apoyo de las comunidades locales, pero estas por sí solas tampoco serán suficiente. En su opinión, tiene que haber otros elementos de presión que lleven a que los bancos y las empresas inviertan de una manera distinta.

En función de la ubicación de las comunidades con mayor riesgo de Estados Unidos, hay diferentes complicaciones relacionadas con la infraestructura. "[Por tanto,] no podemos ofrecer la misma solución para todos", considera Yeampierre. Por ejemplo, Kentucky y Virginia Occidental están renunciando al uso de carbón, algo positivo en términos climáticos, pero que supone que hacen falta medidas de apoyo para realizar la transición de empleos a otros sectores, según Yeampierre.

En cuanto a si las empresas cumplirán sus promesas climáticas, Kelly considera que, si no se aplican las reglas adecuadas, el mercado no va a hacerlo por sí solo. "Creo que vamos a ver que las empresas se muestran partidarias de una serie de políticas que les ayuden a satisfacer sus objetivos climáticos", como el apoyo gubernamental para estimular la I+D, según Kelly.

La directivo considera que las empresas necesitan una infraestructura reguladora y legislativa sólida para cumplir sus objetivos.