En esta lista
Energy Transition | Petróleo

El sector del petróleo busca el modo de reducir su impacto ambiental

Energy Transition

Global Integrated Energy Model

Gas natural | Petróleo | Crudo

Petrobras y sus socios devuelven parte del bloque de producción compartida Libra

Gas natural | Petróleo | Crudo

Petrobras y sus socios devuelven parte del bloque de producción compartida Libra

El sector del petróleo busca el modo de reducir su impacto ambiental

Lo más destacado

Primero, petróleo "neutro en carbono"; segundo, crudo "con emisiones netas cero"

La CCUS, necesaria para los objetivos mundiales de reducción de emisiones

Oxy podría convertirse en un proveedor de servicios de captura de carbono

Houston — Houston — La industria mundial del petróleo quiere hacer un mayor uso de las tecnologías de captura, utilización y almacenaje de carbono como parte de su estrategia centrada en aumentar el número de envíos de crudo "neutros en carbono", con la que busca convertirse en un aliado durante el proceso actual de transición energética, según indicaron el 1 de marzo expertos de la industria durante la jornada inicial de CERAWeek, organizada por IHS Markit 2021.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

Occidental Petroleum, importante productor de la cuenca Pérmica, es el líder de la industria en lo que respecta al uso de dióxido de carbono para mejorar la recuperación de petróleo de sus pozos. El 1 de febrero, Oxy informó de que había realizado su primer gran envío de petróleo "neutro en carbono", con el que envió 2 millones de barriles de crudo a Reliance Industries (India) desde la costa del golfo de Estados Unidos. Sin embargo, este no es más que el primer paso y hace falta avanzar mucho más para cambiar el rumbo de las emisiones mundiales de carbono, según declararon representantes de la industria presentes en la conferencia.

La diferencia entre "neutro en carbono" y "neto cero" es que la neutralidad en carbono permite que los esfuerzos de mitigación de las emisiones de carbono en todo el mundo compensen las emisiones causadas durante el ciclo de vida del crudo, desde la boca del pozo hasta la combustión del combustible. Neto cero, por su parte, significa libre de emisiones, sin la mitigación de terceras partes.

Artículos relacionados

CERAWEEK: Fossil fuel demand seen growing through 2030s: panels

CERAWEEK: Cheniere eyes start of LNG output from ninth train by end of 2021

CERAWEEK: Colombia acelera las reformas para atraer inversión en la generación de energía limpia

CERAWEEK: Jet fuel lagging global petroleum demand recovery

En última instancia, el objetivo de Oxy y de otras empresas es alcanzar las emisiones netas de cero mediante el uso de tecnologías como plantas de captura directa de aire, que absorben las emisiones de carbono presentes en la atmósfera. Actualmente, Oxy y sus socios están diseñando la primera planta comercial de captura directa de aire en la cuenca Pérmica con el objetivo de crear tecnología ampliable y utilizable en todo el mundo, según Robert Zeller, vicepresidente de tecnología de Oxy Low Carbon Ventures.

"Supone de verdad el primer paso de lo que llamamos crudo climáticamente diferenciado", afirmó respecto al envío realizado el 1 de febrero Zeller, que considera que este plan representa un puente hacia el auténtico objetivo de emisiones netas cero.

Oxy ha declarado que tiene previsto comenzar a realizar entregas de petróleo con emisiones netas cero a partir de la captura directa de aire a los clientes en 2024.

Zeller ha declarado que, en su opinión, Oxy y otros líderes de la industria acabarán trabajando como proveedores de servicios de captura de carbono para empresas y sectores de todo el mundo que no pueden capturar y almacenar con facilidad las emisiones de carbono por sí mismas.

"Pueden usar el teléfono para prestar servicios relacionados con el carbono y centrarse en lo que se les da mejor", explica Zeller.

El envío de crudo de Oxy llega justo después de que la Casa Blanca se ha reincorporado al Acuerdo de París sobre el clima y tras la decisión de la Administración de Biden de endurecer los estándares de emisiones de gases de efecto invernadero.

El 26 de febrero, el presidente Joe Biden tomó medidas para restablecer la etiqueta de precios que se utilizaba en la era Obama con el coste social de las emisiones de gases de efecto invernadero. Biden devolvería el precio a un nivel de 51 USD/t de emisiones de carbono, el mismo precio vigente durante la Administración de Obama. El expresidente Trump había fijado un nivel mucho más bajo, de 1-7 USD/t.

La Casa Blanca también ha dejado claro que es probable que el coste aumente dentro de un año, después de que su nuevo grupo de trabajo interinstitucional presente nuevas recomendaciones en enero de 2022 sobre el efecto económico de la contaminación por dióxido de carbono.

Más fácil decirlo que hacerlo

Por ejemplo, Texas encabeza la producción de petróleo y gas de la nación en la que se puede utilizar más CO2 para mejorar la recuperación de petróleo. El estado alberga centros de petroquímicos e industriales a lo largo de la costa del golfo de Estados Unidos que producen enormes cantidades de carbono e hidrógeno que puede almacenarse o convertirse en materias primas valiosas.

Sin embargo, aparte del escaso uso de técnicas de recuperación mejorada de petróleo y la capacidad de producir el denominado hidrógeno azul para fabricar de manera más limpia materias primas que van desde el cemento hasta los productos químicos, el mercado de la utilización de CO2 no es tan grande. Además, en la mayoría de los casos, desarrollar infraestructura de captura, utilización y almacenaje de carbono, por ahora, no resulta rentable.

Por otra parte, la actual pandemia del coronavirus ha afectado a la demanda de CO2 como materia prima valiosa. El único proyecto de captura de carbono que resulta viable comercialmente vinculado a una planta de carbono (Petra Nova Project, propiedad de NRG Energy y ubicado cerca de Houston) suspendió las operaciones en mayo después de fracasar a la hora de obtener beneficios durante la pandemia.

Este es el motivo por el que los Gobiernos y la comunidad de inversores serán los que determinen en gran medida la velocidad a la que se desarrollarán las tecnologías de captura de carbono. Para lograr este objetivo, se necesitan muchos factores: desde un aumento de los incentivos financieros hasta un marco de regulación adecuado, pasando por miles de kilómetros de gasoductos para CO2, según explica Howard Herzog, ingeniero investigador jefe de la Iniciativa para la Energía del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Sin embargo, cada vez son más las medidas gubernamentales que se centran en estimular la producción de energías renovables y no tanto en la captura, utilización y almacenaje de carbono.

"Vamos a ver que un aumento mayor en almacenaje que en utilización", explica Herzog. "A medida que sigamos avanzando por este camino, la utilización podría empezar a atraer más interés".

En esencia, las emisiones de CO2 tienen que disminuir en un 50% para lograr los objetivos climáticos de emisiones netas cero para 2030, según el Acuerdo de París. Por ahora, el mundo no está cumpliendo los plazos para lograr dichos objetivos.

J.R. Rickertsen, director general para energía de BofA Securities, ha declarado que los bancos y la tendencia actual de más compañías de adquisición de propósito especial (SPAC, por sus siglas en inglés) están interesadas en invertir más en tecnologías de transición energética. Sin embargo, el directivo hace hincapié en que es necesario que haya una "disposición al riesgo" adecuada.

Según el directivo, una estrategia de inversión socialmente responsable se reduce al siguiente axioma: "Lo primero es no perder dinero. Lo segundo, intentar ganar algo de dinero". Por tanto, hacen falta más partes solventes para hacer frente a los riesgos operativos antes de que los bancos decidan tomar parte en semejantes proyectos.

"En última instancia, lo que buscamos es el retorno de capital", explica Rickertsen. "A continuación, no me cuesta imaginar que los bancos podrían asumir más riesgos, como ya ha ocurrido con las energías eólica y solar".

No hay una sola tecnología que pueda solucionarlo todo. Por tanto, aparte de las iniciativas gubernamentales necesarias, los productores y las empresas de servicios del sector del petróleo deben colaborar para garantizar que las múltiples soluciones disponibles se utilizan del modo más apropiado, señala Michele Florentino, vicepresidente ejecutivo para estrategia y desarrollo empresarial de Baker Hughes.

"Es una cuestión relacionada con desarrollar una plataforma de diferentes tipos de tecnología", explica Fiorentino, que considera que Baker Hughes podría ayudar a desempeñar esta tarea.

Problema mundial

Este problema no se circunscribe a Norteamérica, sino que es de ámbito mundial.

Nasir Darman, director de tecnología de Petronas en Malasia, ha declarado que las empresas petroleras nacionales también sienten presión para actuar a fin de mantener una "licencia social para operar".

"[Si no operamos,] nos convertiremos en dinosaurios. No tenemos más opciones. Tenemos que volvernos cada vez más ecológicos", explica Darman.

Aun así, el principal problema relacionado con una ampliación suficiente de la capacidad de captura, utilización y almacenaje de carbono en todo el mundo no será si se lleva a cabo, sino cuándo se llevará a cabo.

Herzog considera que, hasta el momento, se habla más de lo que se hace. "Confío en que ocurrirá, pero quizá no dentro del plazo que a todos nos gustaría".

Oilgram News

Platts Oilgram News ofrece noticias mundiales de última hora sobre las industrias del petróleo y el gas que cubren tendencias de la oferta y la demanda, noticias corporativas y novedades sobre medidas gubernamentales, exploración, tecnología y mucho más. Pulse el enlace indicado a continuación para iniciar una prueba gratuita.

Prueba gratuita