Regístrese hoy mismo

y en menos de un minuto podrá acceder a:Titulares de última horaAnálisis y reportajesVídeos, podcasts y blogs sobre materias primasMuestras de precios e información de mercadoInformes especialesAvisos a los suscriptores y alertas diarias por correo electrónico

¿Ya tiene una cuenta?

Inicie sesión para registrarse

¿Olvidó su contraseña?

En esta lista
Agricultura

Incertidumbre en Sudamérica respecto a las cosechas de maíz y soja con la llegada de La Niña

Agricultura | Biocombustibles

Biofuelscan

Petróleo | Crudo | GLP | Productos refinados | Fuelóleo | Combustible de aviación | Nafta

IEA: Previsto un repunte de la actividad mundial de refino en 2021

Petróleo | Crudo | GLP | Productos refinados | Fuelóleo | Combustible de aviación | Nafta

IEA: Previsto un repunte de la actividad mundial de refino en 2021

Incertidumbre en Sudamérica respecto a las cosechas de maíz y soja con la llegada de La Niña

Lo más destacado

El rendimiento agrícola de Argentina cae la mayoría de los años en que se presenta el fenómeno de La Niña

La siembra de maíz y soja de Argentina y Brasil ya lleva retraso

Nuevas lluvias podrían afectar al rendimiento de las cosechas

Nueva Delhi — Está previsto que el fenómeno meteorológico La Niña incremente la presión sobre las cosechas de maíz y soja durante los próximos meses. La persistente sequía en la región ha seguido empeorando las previsiones de cosecha y obligado a los agricultores a posponer la siembra e incrementado la incertidumbre en un contexto de volatilidad del mercado.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

De acuerdo con años anteriores, la llegada de La Niña no es una buena noticia para los productores de maíz y soja de Sudamérica, según los datos de los últimos 25 años.

En general, el sudeste de Asia, Sudáfrica, India y Australia reciben más lluvias de lo habitual en cada paso de La Niña, mientras que las lluvias se reducen en Argentina, Europa, Brasil y el sur de Estados Unidos.

La Niña está asociada con temperaturas de la superficie del mar inferiores a la media en el centro y el este de la franja tropical del océano Pacífico.

"Un nuevo paquete de modelos pronostica que La Niña tendrá condiciones moderadas o, quizá, fuertes hasta finales de 2020 y durante la mayor parte del invierno, con una probabilidad del 90% de que se produzca en invierno", señala el Instituto Internacional de Investigación del Clima y la Sociedad (IRI) en un comunicado emitido el 23 de octubre.

En los últimos 25 años, se han dado condiciones de La Niña durante como mínimo cinco meses consecutivos en 11 años agrícolas.

De los 11 años agrícolas en los que se observó el fenómeno de La Niña entre 1995-96 y 2019-20, el rendimiento de las cosechas de maíz en Argentina disminuyó en un total de 10 años agrícolas en comparación con los rendimientos del año anterior a La Niña. Por su parte, las pérdidas de rendimiento de la soja se dieron en más de nueve años agrícolas, según un análisis de los datos de las agencias meteorológicas y de cultivos.

Cada año de los últimos 25 en los que se ha producido el fenómeno de La Niña, el rendimiento de las cosechas de maíz en Brasil disminuyó durante cinco años agrícolas en comparación con el año anterior al que se produjo La Niña, mientras que el rendimiento de la cosecha de soja se redujo cinco veces.

Aunque la llegada de La Niña no siempre se traduce en un empeoramiento de la cosecha, que con mayor frecuencia guarda relación con la escasez de lluvias, el análisis de los datos de S&P Global Platts muestra una fuerte correlación en el caso de Argentina.

Efecto sobre Argentina y Brasil

Este año, Argentina no ha recibido una cantidad adecuada de lluvias, lo que ya ha obligado a muchos agricultores a centrarse en sembrar maíz tardío en lugar de maíz temprano.

"Pronosticamos que esta sequía empeorará durante febrero", comentó a principios de octubre a Platts Esteban J. Copati, Jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. "Por este motivo, los agricultores se han decantado por el maíz tardío (entre diciembre y enero), que cubre más del 49,9% del área plantada estimada para la cosecha de 2020-21 para evitar fijar las fases claves de determinación del rendimiento durante periodos de falta de suministro de agua y elevadas temperaturas".

Durante la última temporada de maíz, la proporción de maíz tardío se situó más cerca del 37% del área total plantada.

En Argentina, el maíz temprano suele plantarse entre septiembre y octubre y se cosecha entre abril y mayo, mientras que la segunda cosecha de maíz se suele plantar entre diciembre y enero y se cosecha entre junio y julio.

La producción de maíz de Argentina en 2020-21 probablemente ascienda a 47 millones de toneladas, un 8,7% menos que un año antes, según Copati, que menciona que las condiciones meteorológicas no son favorables.

El área total de plantación de maíz de Argentina para la campaña comercial 2020-21 alcanzaba los 1,7 millones de hectáreas a día 21 de octubre, un 23% menos que en el mismo periodo del año pasado, según datos de la Bolsa de Cereales.

El cultivo de soja en Brasil también se ha pospuesto debido a la falta de lluvias. La siembra ya ha finalizado en un 23% del área prevista a día 22 de octubre, frente al 32% del mismo periodo del año pasado y la media quinquenal del 34%, según AgRural.

Un retraso en la actividad de cultivo de soja podría reducir la ventana de siembra de maíz que se da después de la cosecha de semillas oleaginosas.

Aunque la Compañía Nacional de Abastecimiento, agencia agrícola nacional de Brasil, pronostica que la producción de maíz de Brasil aumentará en 2020-21 un 2,6% respecto al mismo periodo del año pasado hasta las 105,167 millones de toneladas, está previsto que el área de maíz de Brasil ascienda a 18,48 millones de hectáreas, es decir, un 0,2% menos que el año pasado.

Panorama meteorológico

Un periodo de escasez de lluvias en Brasil podría reducir la producción de maíz considerablemente. Con la llegada de La Niña, las lluvias previstas para Sudamérica también podrían ser motivo de preocupación.

"Las previsiones de precipitaciones para la próxima temporada se corresponden con las teleconexiones habituales de La Niña", indica el IRI en su último pronóstico. "Entre noviembre y enero, en México se pronostica un fuerte incremento de las previsiones de precipitaciones inferiores a lo normal para México, el sur de Estados Unidos y el sudeste de Sudamérica".

La Niña representa un nuevo factor de incertidumbre en esta temporada para el mercado del maíz, que ya se enfrentaba a una fuerte alza de los precios en Argentina y Brasil, un descenso de la producción en los importantes productores Estados Unidos y Ucrania y el ritmo poco habitual de la demanda de China.