En esta lista
Petróleo

PVDSA prepara un programa de racionamiento de combustible mientras las sanciones de EE.UU. complican las importaciones

Energía | Energy Transition

Global Integrated Energy Model

Metales | Acero | Steel Raw Materials

Asociación Mundial del Acero: La producción mundial de acero se mantiene estable en octubre

PVDSA prepara un programa de racionamiento de combustible mientras las sanciones de EE.UU. complican las importaciones

Lo más destacado

Las sanciones de Estados Unidos golpean más fuerte; PDVSA prevé un déficit de gasolina y gasóleo de un 58% y un 71%, respectivamente

Rosneft, único proveedor disponible en 2019; PDVSA aplicará racionamiento si la situación cambia, según fuentes

La demanda de productos refinados en marzo alcanzará una media de 355.000 barriles diarios, un 68% por encima de las entregas de 2019

  • Autor/a
  • Newsdesk Venezuela
  • Editor/a
  • Jason Lindquist
  • Materia prima
  • Petróleo

La venezolana PDVSA está preparando un plan de racionamiento de combustible para los consumidores nacionales en un momento en el que la empresa estatal se enfrenta a una falta de suministro de productos refinados y las consecuencias de las sanciones de Estados Unidos sobre la producción y la actividad comercial, según las fuentes consultadas.

¿No está registrado?

Reciba alertas diarias y avisos para suscriptores por correo electrónico; personalice su experiencia.

Registro

Entre previsiones de un déficit del 58% de gasolina y del 71% de diésel y mientras el efecto de las sanciones de Estados Unidos se deja notar cada vez más, PDVSA está preparando un plan de racionamiento que podría entrar en vigor durante las próximas pocas semanas, según fuentes del mercado e informaciones aparecidas en los medios locales.

"El suministro de combustibles estratégicos al mercado nacional ahora mismo es prioritario", ha declarado una fuente de PDVSA a S&P Global Platts bajo condición de anonimato.

"En febrero y marzo, prevemos que la demanda local de gasolina de 95 y 91 octanos será de 217.000 barriles diarios, mientras que el consumo de gasóleo alcanzará una media de 110.000 barriles diarios", añade la misma fuente.

Las cifras preliminares de PDVSA a las que ha tenido acceso Platts indican una producción media de gasolina para la totalidad de 2019 de 72.000 barriles diarios, mientras que el consumo alcanzó una media de 142.000 barriles diarios. El resto fueron importaciones con un volumen medio de 70.000 barriles diarios.

En cuanto al gasóleo, combustible estratégico para PDVSA porque se utiliza para la generación de electricidad, el sistema nacional de refino produjo en diciembre una media de tan solo 15.000 barriles diarios. El consumo en toda la nación en 2019 alcanzó una media de 62.000 barriles diarios.

La producción de gasolina y gasóleo ha sido inconsistente y mantenido una tendencia a la baja debido al progresivo deterioro del sistema de refino de Venezuela, que en términos generales hoy por hoy opera a tan solo un 15% de la capacidad instalada.

La planta de 645.000 barriles diarios de Amuay es la única refinería venezolana que está operando actualmente, pero a un nivel bajo, de tan solo 130.000 barriles diarios o un 20,2% de su capacidad. Las otras tres refinerías de la empresa (Carón, de 310.000 barriles diarios; El Palito, de 140.000 barriles diarios; y Puerto la Cruz, de 187.000 barriles diarios) están cerradas debido a problemas generalizados y habituales en las unidades de procesamiento, la incapacidad de obtener electricidad y un déficit de crudo que procesar.

"La estabilidad del suministro de combustible para el mercado automovilístico del país y la capacidad de satisfacer la demanda nacional de combustible que se suministra a la industria eléctrica en estos momentos depende sobre todo de las compras de la rusa Rosneft y, en menor medida, de otras empresas", explica la fuente de la empresa.

El miércoles, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, declaró una reestructuración de PVDSA y declaró la emergencia energética como reacción al anuncio de Estados Unidos de sanciones a principios de la semana contra Rosneft.

Para implementar estos decretos, Maduro ha creado una comisión a cuyo frente está su vicepresidente económico, Tareck El Aissami, y que incluye a otros ministros del Gobierno como Vladimir Padrino, ministro para la Defensa, y Manuel Quevedo, ministro de Petróleo y presidente de PDVSA.

"En los últimos cuatro meses, PDVSA ha comprado un volumen de combustible superior a las tasas reales de consumo nacional con la intención de mantener las existencias llenas y dejar algo de margen de maniobra por si se da una situación de emergencia a corto plazo", manifiesta otro responsable de PDVSA que también es miembro del equipo técnico de la comisión presidencial.

El viernes, no había disponible información precisa sobre los totales de existencias de combustible.

ROSNEFT

Para garantizar que sigue habiendo disponibles suministros nacionales de combustible y que se suministran otros productos refinados a las refinerías del país, PDVSA y Rosneft firmaron en 2019 acuerdos que incluían el intercambio de crudo producido en Venezuela por productos refinados de Rosneft.

"Rosneft fue el único proveedor en indicar que estaba dispuesto a trabajar en las circunstancias actuales y garantizar el suministro [de combustible] en 2019. Tenemos la esperanza de que este apoyo continuará en 2020, pero, si no fuera posible, aplicaremos un plan de racionamiento hasta que veamos una recuperación parcial de la capacidad de refino local", describe la primera fuente.

Según un informe interno, Rosneft suministró a PDVSA un total de 4,5 millones de barriles de gasolina 95 RON y 700.000 barriles de MTBE en noviembre y diciembre.

No hay disponibles cifras de importación de gasolina para enero y febrero.

Las cifras oficiales a las que ha tenido acceso Platts indican que la demanda de productos refinados en marzo alcanzará una media de 355.000 barriles diarios, un 68% más que las entregas reales de 2019. El incremento de la demanda se debe a la sustitución de existencias y la necesidad de aumentar inventarios, según se deduce de las cifras.

Sin embargo, no está claro si las importaciones continuarán, vista la escalada de las sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Maduro y sus aliados.

El país norteamericano impuso el martes sanciones a Rosneft Trading SA, la filial ubicada en Ginebra de la empresa petrolera estatal rusa, por prestar apoyo al sector petrolero de Venezuela al seguir comerciando con PDVSA, ocultar envíos y gestionar más de la mitad de las exportaciones de petróleo del país, según afirmó.

Documentos internos de PDVSA a los que ha tenido acceso Platts muestran que el país prevé dos envíos de la india Reliance en febrero y marzo, uno con 260.000 barriles de ULSD y otro con 260.000 barriles de gasóleo con un 0,1% de azufre.

El precio negociado por el ULSD equivale a los futuros de gasóleo de mes inmediato en la ICE más 111 USD/t para un puerto venezolano y más 118 USD/t para dos puertos venezolanos, según los documentos.

Además, está previsto que la italiana ENI realice una entrega de 250.000 barriles de ULSD con un precio base de ULSD 10 ppm CIF Mediterráneo de Platts más 50 USD/t.

Está previsto que Rosneft realice una entrega de 240.000 barriles de gasóleo con un 0,5% de azufre por un precio de combustible para calefacción de mes inmediato en la NYMEX más 24 cent/galón.

No ha sido posible contactar con ninguna de las empresas involucradas en las transacciones para obtener declaraciones.